Chicago 2015, mi primer Maratón (Vivian Coto)


Este es un espacio para que korridores de todos los países de habla hispana nos compartan su manera de sentir o vivir esta locura llamada correr.

Porque por más lejos que nos encontremos, corriendo nos conectamos.


“Yo seré como el río que se despeña,

choca, salta y se retuerce,

pero siempre llega al mar”.

Dulce María Loynaz, poetisa cubana


-Tú si puedes… Si lo sueñas lo puedes lograr-

Cuando iba por el kilómetro 5 del maratón de Chicago, empecé a recordar todo lo que me trajo hasta aquí y fue así como todo comenzó: el día que cumplí 45 años, decidí que quería correr, ilusionada me inscribí en un grupo de atletismo, un entrenador que con toda la paciencia del mundo me enseñó a correr mis primeros 100 metros, recuerdo lograrlo con mucho esfuerzo.

-Fue toda una experiencia-

Pasaron meses hasta que decidí hacer mi primera carrera, mientras todos a mi alrededor pensaban que no iba a durar mucho con esta nueva actividad y esperaban el momento en que me aburriría y abandonara. Claro, nunca había sido muy constante en cuanto a deporte se refiere. Un año después de esa primera carrera, hice otra que marcó mi vida:

-La peor carrera de mi existencia-

Tan sólo 11 kilómetros que fueron todo un martirio, con falta de preparación y entrenamiento insuficiente, caminaba porque ya no corría, pensando en que no podía abandonar porque mis hijos me esperaban en la meta, debía ser ejemplo para ellos.

-Tenía que terminar y llegué de última a la meta con la ambulancia-

En ese momento decidí entre lágrimas y frustración que yo podía ser mejor, busqué un nuevo equipo más formal y un nuevo entrenador y así fue como dos meses después de mí cumpleaños número 46 hice mi primer media maratón.

En el equipo donde entrenaba, hablaban mucho de Chicago y un día le dije a una amiga que ya corría, que la hiciéramos. Así fue como dos amigas y yo comenzamos esta aventura o locura.

Debo decirles que tengo esposo, dos hijos adolescentes y dos trabajos, uno entre semana en un banco y los fines de semana animando eventos con una hermana…. Esto se los cuento porque decidir ir a un maratón no es fácil, estas decisiones involucran a muchas personas aunque sea lo que uno más quiere.

Son decisiones de familia, yo necesitaba el apoyo de mi esposo e hijos, ya que es un trabajo en equipo; De tu familia, así como también lo es: un nutricionista que te ayude con la guía adecuada para alimentarte bien y no desfallecer en el entreno, un fisioterapeuta que casi se convierte en familia por los masajes semanales y por supuesto de un buen entrenador.

Debes asegurarte que sea una persona que crea en ti, que pase lo que pase, puedas contar con él y que se quede contigo hasta el final, quiero contarles mi historia, el entrenador me dejó abandonada con un simple mensaje de texto a tan sólo dos semanas del gran día, un golpe bajo y muy duro emocionalmente, se desmoronó mi autoestima y tuve que buscar un entrenador nuevo que me aceptara y ayudará a tan poco tiempo de la maratón.

En ese momento me di cuenta de que debía respirar despacio, detenerme, abrir mi corazón, mirar al cielo y no perder la fe en mí misma porque todo lo que te abandona te enseña a mantenerte de pie.

corredora entrega de paquetes chicago marathon

Pero es ahí donde te das cuenta que todo el trabajo está en tu mente, en tu corazón, en tu disciplina y en el amor y empeño que le pongas a las cosas. Tuve que coordinar horarios, madrugadas y sacrificar muchas otras actividades familiares, incluir trabajo funcional de pesas y resistencia.

Días después revisando la ruta de Chicago con mis amigas, nos dimos cuenta de que atravesaba algunos puentes, debí incluir en mi horario terapia para sobrellevar mi miedo al cruzar los puentes, uno no imagina todo lo que significa ir a una maratón hasta que está en esto… y así fue como arrancamos los entrenos, funcionales y la terapia.

Amé y odié cada uno de mis entrenos sobre todo cuando ya no deseaba levantarme a entrenar. Hubo dos o tres semanas que literalmente me arrastraba a la oficina, pero cuando llegaba al fondo del fin de semana y lograba ese kilometro adicional, era feliz, amé cada uno de esos instantes donde me sentía fuerte, valiente poderosa y con las piernas adoloridas pero qué importa.

-¡Era feliz!-

Y mientras se acortaba la espera, sentía a la distancia las vibras de mi familia, de mi mamá y hermanas, de mis amigos que me llenaban de detalles, de oraciones diarias que me fortalecían el corazón.

-En definitiva el entreno y la maratón entre amigas es lo mejor-

star line marathon

Y llegó el día del Maratón de Chicago, motivadas y nerviosas caminamos hasta los corrales de salida, nos abrazamos, nos dimos la bendición con lágrimas en los ojos nos prometimos vernos en la meta. Mis amigas y yo nos preparamos mentalmente para triunfar durante todo este proceso, no conocimos al Muro* y si se presentó…

-Lo tomamos de la mano y lo echamos al bolsillo-

Durante el trayecto, ves de todo, mucha gente camina, otros pasan rápido a la par tuya, corredores arratonados, pero el apoyo de la gente es vitamina para el alma, te llenan de fuerza, ver las manitas de los niños que esperan ansiosos que uno se las choque, esa energía es maravillosa, no todo es lindo pude ver como unos metros delante de mí se desplomó un corredor con un infarto, en ese momento te congelas todo se vuelve un caos y mentalmente te desubicas

Como por arte de magia empiezas a ver cosas realmente valiosas, en el kilómetro 15 pasé por un hogar de ancianos y verlos en las ventanas de un segundo piso con carteles que dicen –tú puedes, adelante, no puedo bajar a apoyarte pero desde aquí arriba lo hacemos– imposible no llorar, ver la gente con banderas, buscas la tuya reconocerla automáticamente te da fuerza en las piernas, gente que no conoces te grita tu nombre:

Vivi Keep Going, Costa Rica, Pura Vida

Cada una de esas frases me llegaron al alma, lo mejor y mi mayor motivación fue ver en el Barrio Chino a mi esposo esperándome bajo un sol radiante con la bandera, me abrazó me dio la bandera, un beso y me dijo –ya ganaste, vuela, te espero en la meta, te amo– y seguí corriendo dándole gracias a Dios por sus palabras.

Cada kilómetro de la carrera tenía nombre y apellido, fueron dedicados a cada una de las personas que amo y que estuvieron a lo largo del proceso. Corrí esos 42 kilómetros llenos de fuerza, coraje y segura de que todo mi entrenamiento y el amor, la paciencia de mi familia, esposo hijos y amigos me harían llegar a la meta feliz, sin importar cuanto tiempo durara…

-Mi meta era correr todos esos 42 kilómetros y lo logré-

Al visualizar el letrero que decía 800 metros, el corazón se me salía, volví a ver a mi alrededor y me dije: ¡Dios lo logré! Ahora sí, campeona, corre estos 800 metros tal y como lo ensayaste en cada fondo, ve por tu medalla.

-¡Y así fue! Mi mejor carrera, ¡Mi mejor yo!-

marathon medal chicago

Aprendí, que no importa lo que sueñes, no los esperes, ve y corre por ellos, confía en ti, sin importar lo que digan los demás, tú te pones el límite.

-Alcancé mi sueño, hoy tengo 47 años y una medalla en mano-

-Soy ahora una mujer, costarricense, esposa, madre, trabajadora, hermana, hija, compañera y orgullosamente ¡Maratonista!-

Pura vida, Vivian Coto Chotto.

Maratón de Chicago, 11 de octubre del 2015.

Dale clic y sígueme en facebook: Vivian Coto


*El Muro: sensación de fatiga física y mental que te obliga a bajar el ritmo en una carrera e incluso abandonarla en los últimos 10 kilómetros, porque se agotan las reservas de glucógeno.

World Run 2

-Suscríbete para que recibas vía e-mail nuevas historias de korridores de habla hispana-


Motiva a otros más a través de tu historia, no necesitas ser un gran escritor(a) sólo sentir este deporte con absoluta pasión.

Envíala a: korridori.merino@outlook.com

(Máximo 900 palabras, adjunta de 3 a 4 fotografías de buena calidad)




KM.

Comenta vía tu cuenta Facebook

8 comentarios en “Chicago 2015, mi primer Maratón (Vivian Coto)

  1. Linda crónica , Chicago fue mi primer maratón también, para los ticos tiene un significado especial y muchos la tomamos como nuestro debut,felicidades maratonista ! Pura vida !

    1. WOW Abel no por nada en la edición 2015 fueron una de las naciones Latinas que más runners envió a Chicago, felicidades hermano gracias por pasar por acá.

Comenta vía tu e-mail