Correr un maratón: Cuándo sí y cuándo no


Doce maratones en mis piernas entre ellos San Diego, Chicago, Boston, Tokio, me han dejado miles de aprendizajes, te los comparto en esta sección a través de sencillos pero útiles Running Tips, espero que te sirvan tanto como a mí.


En pasados días un gran amigo que ha iniciado a correr me preguntó: -ya corrí mi primer 5k ¿Cuándo puedo correr mi primer maratón?- con toda la confianza que le tengo le respondí:

-Cuando hayas gastado la suela de por lo menos 5 pares de zapatos para correr

Esto significa que correr un maratón debe ser un objetivo a muy largo plazo. He visto a corredores que en menos de un año en este deporte, han tomado la decisión de “entrenar” rumbo a un maratón

¿Está bien, está mal? La respuesta no llega de forma inmediata, para muchos llega a ser una gran experiencia deportiva que trasciende en otros ámbitos, como el emocional, familiar y hasta espiritual, pero para otros puede llegar a ser una experiencia hasta traumática.

Por ello desde mi experiencia y particular punto de vista, te comparto algunos puntos que recomendaría analizar antes de decidir correr un maratón.

Tus kilómetros sobre la mesa:

  • No hay una norma o regla que diga cuantos kilómetros necesitas para llegar a correr un maratón, ya que habrá quien en su primer año por euforia, moda, etc. Se inscribe y corre cada fin de semana, otros quizá lo hagan una vez por mes, pero en ambos casos tiene que darse una transformación física paulatina, no sólo del exterior, sino del interior, eso no se da en uno o dos años, me refiero a un adecuación de órganos como el corazón, páncreas, hígado, riñones, fortalecimiento de músculos y tendones, y un sinfín más de modificaciones fisiológicas.

ll

Llega hasta el hartazgo:

  • Esto es una especie de sarcasmo y hace sinergia con el punto anterior, me refiero a que de esa misma forma paulatina (sin excesos de cada fin de semana) vayas corriendo cada una de las distintas competencias que se vayan dando dentro de tu localidad bajo una misma distancia, es decir: -Experimenta y domina el 5k- posterior experimenta el 10 y así consecutivamente, hasta que cada una sea tan sencilla y simplemente ya no te satisfaga correrlas.

Para qué correrlo:

  • Analízalo a conciencia sólo contigo mismo; porque las compañeras o  compañeros del equipo ya lo corrieron, porque dicen que es una experiencia única, porque quiero ver hasta dónde puedo llegar, porque le quiero demostrar algo a alguien más, lo confieso… he corrido absurdamente un maratón con esas razones dentro de mi cabeza, así que te puedo asegurar que ya llegado a un alto kilometraje de la prueba, ésas no serán las razones que física y mentalmente te ayudarán a llegar a la meta.

-Don Maratón no tiene palabra de honor-

Saber qué hay dentro:

  • No sólo con voluntad se corre un maratón, todo parte de un proceso físico, y  estar con sobrepeso o peor aún con obesidad, más allá de romper límites, es someter tu cuerpo a una carga extra, lo ideal es que primero te acerques a expertos que te ayuden a perder peso, además de que tienes que conocer tu estado real de salud mediante análisis clínicos y una prueba de esfuerzo, en este link hablo al respecto: Estudios médicos básicos para un corredor. 

El equipo adecuado:

  • Todos esos kilómetros atrás sirvieron no sólo para dar forma a los puntos anteriores, sino también para encontrar el calzado ideal; de acuerdo a tu tipo de pisada y características físicas, sin duda hay que probar muchas marcas, lesiones y decenas de ampollas para encontrar el mejor para ti.

Acompañado es mejor:

  • Descargar de internet un plan de entrenamiento de maratón, nunca será lo ideal, tienes que tener un traje a la medida, de acuerdo a tus expectativas, por lo cual busca a un real entrenador, pide sus referencias, no basta con que haya sido o sea corredor, en este deporte la parte técnica-intelectual extraída de un aula, es fundamental.

Y los demás dónde estarán:

  • Me refiero a todos aquellos que no lo correrán pero de una u otra forma ahí estarán, tomar la decisión de correr un maratón significa que muy probablemente dejes de hacer cosas, modifiques horarios, destines más dinero, y eso puede ser un tema de discusión con la pareja, descuidar la familia, los hijos, el hogar o tener algunos problemas hasta con tu jefe.

-¿Estás preparado?-

Y después qué:

  • Una cosa es ser finalista y otra maratonista, éste último término significa correr y terminar un maratón de la mejor forma, volver a tener esa sensación de querer estar en otra competencia similar, buscar incluso opciones fuera de tu ciudad o mejor aún fuera de tu país, al final decir con orgullo:

¡Lo viví, me dolió, lo disfruté y estoy bien!-

Y recuerda; un maratón no te cambiará la vida, un maratón simplemente te recordará lo hermoso que ya es ésta.

Por leerme… mil kilómetros de gracias

runningtips3

-Si te gusto compártelo en tus redes y/o suscríbete a la página y recibe vía e-mail nuevos Running Tips-


Envíame tus comentarios o mejor aún; también tus tips para juntos aprender:
korridori.merino@outlook.com




KM

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail