Cuando la meta se aleja

 


Hace algunos días llegó a mi mente una pregunta; -¿Seré el único loco que siente que la meta se le aleja?- se me suelen alejar en cada entrenamiento, no es que exista una física como tal, sino que escuchar el bip de mi reloj después de cumplir al 100% una vuelta o una largada planeada, se convierte en mi más grande meta.

Pero cuando llega ese momento; estoy cansado y quiero mandar todo al demonio, el trabajo estuvo pesado, comí mal, durante el día no me hidraté bien, la oscuridad del día cae sobre mí, por lo cual mi cuerpo no responde de acuerdo a lo esperado, siento como si llevara amarrado un auto a la cintura, y cuando todo eso pasa, es cuando la meta siento que más se me aleja.

Pero sé que todas esas pequeñas metas durante la semana, se convierten en escalones para llegar a la más grande de mis metas, no hablo de esas metas que cruzo cada domingo, sino aquellas especiales que tuve que dedicarle varias semanas.

Por lo menos quince días antes de una gran carrera entreno la mente y el espíritu, miro infinidad de videos en Youtube de la carrera que me espera, incluso pienso si voy a sonreír, llegar con los brazos en todo lo alto, si voy a mirar hacia el cielo o simplemente me persignaré y hasta que postearé en mi red, al final lo que me repito una y otra vez es que la meta en esta ocasión no se alejará, porque he entrenado mucho mejor que la vez anterior.

Pero ya en esa gran competición hablando de un medio maratón o mejor aún en un maratón, todo aquello que visualicé no tiene palabra de honor, al principio la sonrisa como en comercial de pasta dental, mi reloj cada kilómetro va atestiguando que todo marcha bien, incluso voy muy consiente de mi entorno; grabo en mi mente las calles, los rostros, los aplausos y hasta lo que recibo en mi mano, pero cuando faltan los últimos kilómetros, es cuando todo se empieza a alejar, la mente me empieza a cuestionar, el dolor parecería que pagó un boleto minutos antes para ir de viaje sobre mis piernas.

la meta se aleja

Reviso mi reloj y me angustia ver como desde dos, tres o más kilómetros atrás, estos ya los voy marcando un minuto arriba de lo planeado, mis pensamientos positivos empiezan una cruenta batalla contra los negativos, cara a cara pelean y cada uno de ellos me gritan cientos de motivos para llegar hasta la meta, pero los negativos tienen una sociedad con mi meta y juntos me la alejan.

-De verdad tengo tantas ganas de parar o abandonar, irme a tomar una o dos cervezas, pero no sé por qué nunca me lo he permitido-

Con vista nublada miro de nuevo a los Ángeles de Banqueta, esas personas que apoyan en cada carrera, y aunque escucho sus; -almost there o el ya casi llegas- siento que me mienten o simplemente quieren jugar con mi mente, porque me lo gritan dos o un kilómetro antes de llegar y sólo veo que la meta se empieza a alejar.

Intento encontrar la meta con sus ojos para ver si con los de ellos la miro más cerca, pero es inútil, aunque estudié la ruta y sé dónde se encuentra la meta, es justo cuando siento que más se me aleja.

se aleja la meta en la mente

Pero si todo aquello era crítico un par de kilómetros atrás, cuando sólo imaginaba la meta, cuando me enfilo y la veo tan sólo unos cuantos metros frente a mí, -¡Todo se dimensiona!- todo se convierte en una angustia tan grande:

-Desde sentir que corro en reversa, recordar esas pesadillas en donde inexplicablemente no podía correr, hasta sentir como si el staff recorriera mi meta hacia atrás-

¡Y claro! digo mi meta, porque tan sólo faltando unos cuantos metros para cruzarla, ¡Ya es mía! ya es parte de mi vida, esos metros donde la veo delante de mí, es una catarsis de recuerdos, de emociones, de orar fuertemente a Dios que me permita cruzarla una vez más, porque justo metros antes, puede suceder que por una extraña razón me puedo detener, pero nacen fuerzas no sé de dónde, incluso nacen para ganarle a alguien más

Ésa es mi meta que se aleja, la que juega con mi mente, la que tantas y tantas cosas me hace vivir, por eso después de cruzarla siempre quiero seguir y seguir.

-Pero… me sigo preguntando; ¿Seré el único loco que siente que la meta se le aleja?-

-Por favor házmelo saber-

Por leerme… mil kilómetros de gracias

Firma Korridori

Si te gusto compártelo en tus redes y/o suscríbete para que recibas nuevas historias vía e-mail.


¿Tienes una buena historia? Comparte y la publicamos:

korridori.merino@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

4 comentarios en “Cuando la meta se aleja

  1. El running es el mejor deporte que he conocido <3
    Mi corazón está puesto hay.
    Pues sí, son sensaciones que al momento de salir y correr un atleta siente.!!
    Pero no importa cuantas veces digas que ¡vas a para!
    Porque son tus piernas junto con tu corazón que van a seguir luchando en la carreara.

    No eres el único loco que sientes que la meta se aleja.
    Al contrario debería ser esa la razón, para saber que estas en el camino que de verdad quieres estar.

    Porque el running es el deporte MACRO!!

    1. Estamos en el mejor deporte Fer, la verdad no creo que haya otro igual y como bien dices es el deporte MACRO, gracias por pasar a visitarnos
      .

Comenta vía tu e-mail