Despertar y no poder correr (María y sus Tenis Rotos, Capítulo XVI)


María y sus tenis rotos, novela de running con toques de ficción pero que nace de la realidad, después de saberse enferma su vida cambia y ahora tiene que correr para alcanzar la vida de los demás, pero irónicamente la suya se le va.


Final Capítulo XV – Se había llegado el día de la intervención quirúrgica, mañana de viernes, nueve en punto, tras tres largas horas en la sala de operación, el Dr. Delgadillo salió a dar una noticia a la familia de María.

anterior

Capítulo XV: Romper con lo que sueles ser


Ahí estaba el Dr. Delgadillo, como siempre muy directo, y ésta no iba a ser la excepción, los rostros de la familia y amigos de María, se miraban expectantes, Mónica rápidamente fue la primera en preguntar:

-Doctor ¿Cómo salió todo?-

El doctor Delgadillo tomó aire, se quitó sus guantes de cirugía, los guardó en el bolsillo de su bata y posteriormente dio un profundo; ¡Buenos días! Reafirmando con lo siguiente su saludo:

-Señoras y señores, eso es lo que ha sucedido dentro de esa sala, una muy buena mañana, la intervención fue un éxito, María está sedada y un poco delicada, pero en general todo está bien.

doctor

Inmediatamente los ojos de Doña Natividad se llenaron de lágrimas de alegría, a pesar de su dureza, Don Juanito le sucedió lo mismo, familia y amigos que aguardaban fuera de la sala comenzaron a abrazarse.

Mónica como hermana mayor tomó las riendas de aquel momento y volvió a preguntar:

-Doctor ¿Ahora que seguirá para María?-

El Dr. Delgadillo ansiaba llegar a esa parte, quizá la más cruda, porque era dar una enorme lista de cosas por cambiar en la vida diaria de María, y la primera hasta para la familia sonaba difícil de asimilar:

-Mónica que bueno que tocas ese tema, por el momento todo esfuerzo físico tiene que ser evitado, y a eso me refiero:

-Dejar de correr-

-Sé que esto, más allá de ya no tener su seno izquierdo, será lo que más le cueste asimilar a María. Tenemos que esperar la cicatrización de la herida, y en sí; la evolución de su estado físico, quizá en mes y medio María se esté sometiendo a su primera quimioterapia, esto conllevará un proceso muy crudo en su cuerpo y estado de ánimo, necesitará muchos cuidados posteriores, no sólo de su persona, sino de su familia, lo que representará romper con su individualidad y sobre todo con la mujer auto suficiente, habrá días que literalmente la vida sentirá que se le va; vómitos, debilidad, dolor de huesos, serán parte de su día a día, pero sobre todo, el dolor mental que sentirá, en eso habremos de trabajar en compañía de la psicóloga, este tipo de cáncer es sumamente agresivo, y no podemos declararnos victoriosos, será un proceso permanente de supervisión médica, para descartar que el cáncer sigue ahí o peor aún, que evolucionó en otra parte del cuerpo-

Lo anterior entró duro y directo a la mente de todos los presentes, si bien como señaló el Dr. Delgadillo, sería un proceso muy crudo para María, pero también lo sería para toda la familia y amigos.

pasillo

Había trascurrido un par de horas después de la noticia, fue entonces que María despertó; su familia rápidamente entró a la habitación, ahí todos la miraron, sintieron un fuerte impulso por abrazarla, pero aquello debía hacerse con cautela, el rostro de María pasó de ser gris a iluminarse de mil colores al ver a sus padres, a su hermana, a Aurora y a varios de sus amigos.

Pero María; hizo la pregunta que todos esperaban escuchar:

-Dr. Delgadillo ¿Cuándo podré correr?-

Aquello se escuchó con un tono alentador, incluso María lo preguntó con una gran sonrisa, pero la ironía era que todo aquello tenía que cambiar. El Dr. Delgadillo estaba listo, así como una psicóloga para hablar con ella.

-¿Sería entonces que María tendría que dejar de hacer lo que más ama? y eso es; dejar de correr, pero ya nada estaba escrito en la vida de María, y mucho menos ahora que a través de correr, ella tenía el don de cambiar la vida de alguien más, aunque la suya… lentamente la perderá.

Sin duda la misteriosa mujer volvería a aparecérsele en su vida, y quizá al hacerlo, sería un paso más para que María empiece a morir.

María y sus tenis rotos 2

Suscríbete y recibe cada 15 días (viernes) vía e-mail un nuevo capítulo.

-Puedes compartirla en todas tus redes sociales-


siguiente

Un paso más (María y sus Tenis Rotos, Capítulo XVII)





Derechos de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail