El problema no es la carrera cara, sino tú que la pagas


Estrellita Pronadora chica colombiana de 27 años, la cual descubrió el running por una decepción del corazón, ahora gracias a eso; correr es su gran pasión, y por eso escribe las cosas como son.

La menstruación, el cabello, el outfit, el trabajo, la casa, la familia, encontrar el lugar más seguro para entrenar y algunos hombres queriéndola ligar, son algunas de las tantas cosas con las que una korridora como Estrellita Pronadora suele lidiar.


Hola hermosa y loca korridora, cuantas cosas no podemos seguir escribiendo en nuestros Diarios de korridoras, y en el de Estrellita Pronadora existe otra; un día teníamos que ir al teléfono de la calle para poder hablar con alguien, hoy basta con sacar del bolso un simple teléfono celular o mejor aún, sacar un iPhone 6 que llega a costar muchísima plata, finalmente alguien está “lucrando” con nuestra necesidad de comunicarnos, pero nunca he visto que alguien se queje porque existan esos costosos celulares.

Lo mismo sucede con alguien que vende comida en la calle, puedo comer ahí de forma muy económica o puedo ir a comer lo mismo a un restaurante muy elegante y pagar mil veces más, finalmente alguien está “lucrando” con nuestra necesidad de alimentarnos, pero nunca he visto que alguien se queje porque existan esos costosos restaurantes.

hospital de paga

Si me enfermo puedo ir a un hospital público, esperar y esperar, quizá recibir malos tratos y al final seguir igual, pero también puedo ir a un hospital privado, claro está, pagar para tener mi propia habitación y recibir cada día los buenos días, finalmente alguien está “lucrando” con nuestra necesidad de salud, pero nunca he visto que alguien se queje por que existan costosos hospitales.

Algo similar sucede con las carreras, un deporte relindo que está creciendo y como sucede con los celulares, restaurantes y hospitales, también va creciendo la oferta, habrá quienes prefieran seguir dando vueltas en un parque de forma gratuita o pagar para inscribirse a una carrera, en mi caso si la plata no me alcanza para mucho; pues simplemente me inscribo a una carrera que sea como comer en la calle, pero si la plata no me alcanza, me quedo callada o mejor aún, me uno sin pagar a esa carrera, pero eso sí…

-Llevando mi propio abastamiento e incluso saliendo desde atrás para no estorbar a quienes sí quisieron y sobre todo pudieron a pagar-

inscribirse a carrera

Acabo de comprar lo que para mí son los mejores zapatos para correr, unos lindos Asics que me costaron una tercera parte de mi salario, hace seis meses compré un lindo Garmín que me costó mucha plata y cada mes le pago a mi fisioterapeuta para que mis piernas estén al 100% -¿Todos ellos hacen negocio con este bonito y bendito deporte llamado running?- Pues por supuesto que sí y del costo de zapatos para correr, equipo o servicios nadie nos quejamos, incluso los compramos hasta con cierto placer.

Soy una ferviente apasionada de mi trabajo, pero lo que hago tiene un precio y uno muy alto, lo mismo sucede con una carrera, por eso digo que el problema no es que la carrera sea cara, sino que hay gente que la paga, pero eso finalmente es el “problema” y decisión de quien quiere y puede pagarlo.

-¿Por qué quejarnos?-

No hay que olvidarnos de lo lindo que era correr sin la presión del reloj, de correr sin equipo costoso o complicado, no necesitábamos de eso, por meses fuimos a un simple parque a correr unas cuantas vueltas, era fantástico, disfrutábamos el momento y dábamos gracias por cada paso alcanzado, por no detenernos, por ganarle a la pereza, jugábamos a ser libres y felices, no necesitábamos por fuerza estar inscritos en una carrera, olvidarnos de toda esa esencia, es olvidar la belleza que representa correr cada mañana por una montaña, sentir los primeros rayos del sol y estar a solas con nuestros pensamientos.

correr con entrenador

Si Dios me dijera que sólo tengo una opción para seguir corriendo, sin duda elegiría seguir viviendo todo lo anterior en lugar de estar inscrita en una carrera cada fin de semana, sea costosa o sea barata.

-¿Y tú cuál opción elegirías?-

-Vamo, vamo con mente y cuerpo puro pa´lante-

Gracias enormes por leerme

estrellita 2

Si te gustó, compártelo en tus redes sociales, y/o suscríbete y recibe otra de mis historias vía e-mail.


¿Tienes una buena anécdota como korridora? Compártemela y la publico:

estrellita.pronadora@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail