El running de 8 likes, 2 favoritos y 1 corazón en Instagram


Susanito Corredor nos cuenta las buenas y más aún; las no tan buenas aventuras dentro del running, todo esto a través de una narrativa crítica, salpicada de ingenio y humor negro, pese a todo, Susanito siempre nos deja una reflexión.

Susanito se define como un personaje que a diario comparte su orgullo por correr en redes sociales, el que se inscribe a todas las carreras, el que carga un sinnúmero de accesorios hasta en un 5k, pero sobre todo; el que se distingue por su gran tenacidad.


-¿Quién es Susanito Corredor?-

Susanito Pérez, vino a este mundo por ahí del 86, niño que en la clase se sentaba hasta atrás y en los partidos de fútbol del barrio sólo lo dejaban ir por la pelota, cuando ésta se volaba a la casa de Doña Carlota.

Susanito siempre pensó que desde que lo registraron con ese nombre, alguien había confabulado en su contra, -¿Por qué ponerle el nombre de su bisabuelo?- que por cierto tenía como 100 años ya en el cielo.

De joven en los bailes del bachillerato irremediablemente lo dejaban sentado, su primer relación duró 2 días con 8 horas y al final sólo escuchó un: -¡Me agobias!-

El tiempo pasó y un día Susanito encontró algo que le permitía estar hasta adelante, donde no necesita ir por pelotas, donde jamas se quedaría sentado y sobre todo; duraba tal y como él lo planeaba.

-Susanito había encontrado al Running-

Los meses pasaron y Susanito se fue adentrando, es más… de tanto y tanto que hasta en su trabajo lo apodaron “Susanito Corredor”.


Susanito ya tenía poco más de 1 año y los últimos 2 meses entrenó para el 10K más grande de su ciudad natal, pero no había cumplido al 100% su entrenamiento, entre trabajo, mal clima, la boda de su prima, un resfriado y una que otra fiesta con amigas, Susanito estaba desesperado porque se sentía mal entrenado.

Mucho trabajo

Aun así Susanito Corredor pensó: -Este año haré récord personal- este 10K fue el primero que Susanito corrió, la edición actual representaba su total confirmación dentro de esta distancia, en la pasada edición hizo 52:20, este año quería conseguir debajo de 50 minutos, algo normal para un simple mortal.

Pero a Susanito Corredor inconscientemente le preocupaba cumplir su meta auto impuesta, lo había expuesto en varias reuniones de trabajo y en fiestas con amigos y hasta el cansancio en Facebook, Twitter e Instagram, con frases como: -Ya vi esa medalla en mi pecho, este entrenamiento cansado pero contento- incluso sin querer se auto nombró la cuenta regresiva oficial del 10K con publicaciones como: -a 2 semanas de mi reto, faltan 13 días- eran algunas de tantas afirmaciones que desfilaban por sus timelines.

Una semana antes de la carrera, Susanito Corredor entró en pánico y pensaba: -¿Y si me quedo a la mitad? ¿Si no logro terminar?- pero ya no había marcha atrás, llegó el día, 5,000 corredores, el sonido local impulsando a la multitud, globos en el arco, público apoyando.

Incluso Susanito estrenando short por aquello de la motivación, sacó su smartphone y más que veloz compartió su ubicación, con algo como: -Más que listo, a punto de arrancar- de repente… disparo de arranque, todos hacia delante, pasados 3K todo normal, Susanito veía su súper reloj 100% innovador, sonrisa en todo lo alto, con mucha efusividad decía a quien le daba algo al pasar:

-¡Hey gracias por apoyar!-

support

Pasaban los kilómetros y con paso cada vez más lento Susanito vio como lo pasaba una dama que competía en la rama de veteranas, por lo cual Susanito buscó en su playlist la canción más estrepitosa para que lo impulsara, pero sólo salían baladas románticas, después de sus incompletos entrenamientos Susanito iba a necesitar toda una banda de rock.

Kilómetro 7 las rodillas le empezaron a lastimar y su mente a hablar: -¿Qué hago aquí? ¿Y si pido un taxi?- las lagunas mentales pasaron y más adelante el público le gritó una ovación: -¡Corre como ladrón!- Susanito sin fuerzas sólo se limitaba a levantar su dedo pulgar, 500 metros para llegar vino el auto impulso mental: -Vamos &%#!/% Susano- y por fin cruzó la meta y ahí su reloj lo saludaba con 51:50, tan sólo 30 segundos menos al año anterior, pero conseguir muy poco es mejor que quedarse en el sillón.

Susanito caminó por su medalla, sacó su smartphone y aplicó:

  • Paso 1: tomar selfie mordiendo medalla.
  • Paso 2: función editar foto.
  • Paso 3: incluir filtros.
  • Paso 4: función guardar.

Miró de nuevo la foto y no le gustó, volvió al Paso 1 y haciendo todo lo anterior, por fin Susanito tenía su foto de su fabuloso 10K, la cual compartió en Facebook, Twitter e Instagram, donde se podía leer: -No fue mi mejor 10K, lo importante es que lo disfruté, me divertí, nada me dolió y tengo nuevo récord personal. (Icono de carita feliz) / más texto de: me siento afortunado-

mordiendo medalla

Susanito Corredor al final del día consiguió en sus redes sociales la sorprendente cantidad de 8 likes, 2 favoritos y 1 corazón en Instagram (mismo que le dio su mamá) y algunos comentarios como: -Felicidades por tu récord, eres grande y todo un campeón, siempre tan disciplinado- algunos pudieran parecer sarcásticos, pero para Susanito Corredor ya por la noche acostado sobre su cama, viendo su medalla sin duda todo esto le dejaba una gran enseñanza.

Susano Moraleja: este deporte requiere más compromisos y menos pretextos y si el día no te da un espacio para entrenar pues… hay que improvisar.

-Por leernos… mil kilómetros de gracias-

Susanito Corredor 2

Si te gustó, compártelo en tus redes sociales, y/o Suscríbete para que recibas nuevas historias de Susanito Corredor vía e-mail.


Otras publicaciones de Susanito Corredor, dale clic y conócelas:





Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

3 comentarios en “El running de 8 likes, 2 favoritos y 1 corazón en Instagram

Comenta vía tu e-mail