El silencio después de un Maratón (Karla Mejía)


Este es un espacio para que korridores de todos los países de habla hispana nos compartan su manera de sentir o vivir esta locura llamada correr.

Porque por más lejos que nos encontremos, corriendo nos conectamos.


Finalmente después de muchas gotas de sudor, latidos de corazón, logras cruzar la meta con una profunda exhalación, en ese momento el pensamiento más grande es:

-¡Lo logré!-

Todos hablan de los motivos y las razones por las que llegaste a querer correr un maratón, pero muy pocos hablan de lo que pasa después de cruzar la meta de tan anhelado proyecto, y es que aunque parezca increíble después de algunos días de tan anhelada meta aparece una sensación parecida a la depresión, yo le llamo depresión pos maratón.  Sí, existe este fantasma que puede ser más fuerte que el mismo cansancio.

664793_4003863210880_1454412256_o

No importa la cantidad de 42.195 kilómetros que lleves en tu vida, este sentimiento nos llega después de que esa antorcha que mantuviste encendida durante meses de entrenamiento se apagó y no porque vayas a dejar de correr o algo así, es por el simple hecho de que después de que duraste meses entrenando, el pensamiento más constante en tu cabeza fue el de tu próximo maratón.

El hecho de saberte diferente, fuerte, lleno de ilusión e imaginándote superar tu propia marca. Cuidar tu alimentación, las horas que duermes son prioridad, y no se diga el drama que se vive cuando aparece la posibilidad de tener una lesión; durante meses ese es el motivo para levantarte temprano o para dedicarle tiempo a los entrenamientos después del trabajo o escuela.

En ese momento es tu proyecto personal más grande, por muy cursi que sea, así nos sentimos todos, súper personas. Las endorfinas que genera nuestro cuerpo en todo ese periodo nos mantiene felices y mágicos.

El maratón es mágico, pero esa magia parece esfumarse al ya no tener un objetivo tan ambicioso como un maratón. Se siente un silencio, un vacío, además se junta con no poder entrenar con la misma intensidad pues después de haber dado todo debes de respetar los cuidados posteriores que todo corredor responsable debe de tener para no tener una lesión, hay que recuperarse física y mentalmente.

1463027_10201167337281432_1032612138_n

A mí me cuesta mucho trabajo parar, por lo que no me importa trotar solo un poco con tal de seguir sintiéndome un corredor.

Lo más curioso es que para esta depresión la cura es el mismo motivo que la causo  ¡CORRER! un nuevo objetivo, y entre más fuerte sea éste, la cura puede serlo aún más. ¿Por qué no?  La cura puede ser también un ultra maratón.

Gracias por leerme su amiga de México Karla Mejía.

Multi maratonista – Boston, Chicago entre otros y próximamente Berlín.

Dale clic al siguiente enlace y contáctame a través de Facebook: Karla Mejía

11112770_10204151807291317_7822189814313224966_n


World Run 2

-Suscríbete para que recibas vía e-mail nuevas historias de korridores de habla hispana-


Motiva a otros más a través de tu historia, no necesitas ser un gran escritor(a) sólo sentir este deporte con absoluta pasión.

Envíala a: korridori.merino@outlook.com

(Máximo 900 palabras y 3 a 4 fotografías de buena calidad)




KM

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail