Hasta cruzar la meta (María y sus Tenis Rotos, Capítulo XIII)


María y sus tenis rotos, novela de running con toques de ficción pero que nace de la realidad, después de saberse enferma su vida cambia y ahora tiene que correr para alcanzar la vida de los demás, pero irónicamente la suya se le va. 


Final Capítulo XII – María se encontraba corriendo el medio maratón, tuvo que hacerlo para salvar la vida de Aurora, pero de repente en el kilómetro 13 miró a un hombre y éste le gritó; -María detente no seas inconsciente- ella no lo podía creer que hacía él justo ahí.

anterior

Capítulo XII: El último aliento.


Ahí estaba el Dr. Delgadillo su oncólogo, él tampoco podía creer que María estuviera en esa carrera, corriéndola, esforzándose, poniendo en riesgo su salud y sobre todo a tan pocos días de su intervención quirúrgica para extirparle el tumor cancerígeno que le había sido detectado.

María aun sin querer hacerlo detuvo su paso, se dirigió hacia donde estaba él, tomó sus manos y con lágrimas de desesperación, le dijo; -Por favor no me detengas, no me obligues a parar, es necesario que corra, no te lo puedo explicar-

Y sin más… María se echó a correr ante la consternación del Dr. Delgadillo, aquel momento le había hecho perder unos cuantos segundos, los cuales eran cruciales para salvar la vida de Aurora, pero con eso en mente, con la vida de su amiga en juego, María intensificó el paso, rápidamente llegó al kilómetro 14, y no fue sino hasta el kilómetro 15 donde descontó e incluso ganó unos segundos, pero su cuerpo empezó a sentir los estragos del cansancio, sin duda lograr en ese medio maratón el tiempo de 1:25:00 el cual le había impuesto la misteriosa mujer, sería algo titánico.

los tenis rotos de María

El kilómetro 18 llegó, en su reloj se volvió a escuchar el bip que le decía que ese kilómetro lo había pasado justo a paso de 4:00/km. Pero sus piernas comenzaron a generar gran cantidad de ácido láctico, en un instante un fuerte dolor se le disparó en su rodilla derecha, era hora de administrarse el analgésico más potente que tenía, y ése era su coraje, no se trataba sólo de ganar un podio más, un trofeo u otro premio, se trataba de salvar la vida de su mejor amiga a través de correr, y sus piernas lo sabían.

Pero llegado el kilómetro 20 María ya no pudo más, su mente se nubló de demonios que le exigieron bajar el paso, su desesperación se acentuó cada vez que miraba la pantalla de su reloj, y su llanto… ése se confundió con su sudor, el oxígeno ya no llegaba pleno a sus pulmones, el dolor ya la había hecho su total prisionera, hasta que dentro del cuerpo de María se escuchó un contundente:

-¡Hasta aquí! La rodilla literalmente le reventó-

capítulo XIII

Un rotundo ¡No! Se repitió una y otra vez, finalmente detuvo su paso y su inquisidor reloj siguió marcando el tiempo, de repente una persona del staff miró su rostro desencajado, se le acercó para ayudarla, pero María no dejó que eso sucediera, no era que fuera tonta y terca, simplemente tenía que seguir, fue entonces que María centró su mirada hacia las gradas donde se encontraban cientos de personas apoyando, y ahí entre todas ellas estaba la misteriosa mujer de encanto blanco, con una sonrisa malévola, como si esperara a que María abandonara su carrera.

Pero se iba a necesitar más para que esta guerrera decidiera abandonar. Así que miró de nuevo su reloj, éste marcaba 1:22:15 con menos de un kilómetro para llegar, María sabía que si quería parar, tenía que hacerlo hasta cruzar la meta, y sin pensarlo ya más… María comenzó de nuevo a correr, primero con paso temeroso, pero después de unos metros su mente eclipsó su profundo dolor, su corazón iba al límite de sus pulsaciones, acorde a sus enormes zancadas que se aferraban a conseguir ese 1:25:00 final, 50, 40, 30 metros por llegar, salvarle la vida a su amiga Aurora era ya su única meta.. El final la esperaba, el reloj en la parte superior atestiguaba, y en un instante… María con brazos en todo lo alto cruzó la meta; ¡Su meta!

-Pero… ¿Lo hizo en el tiempo suficiente para que su amiga Aurora pudiera salvarse?-

María y sus tenis rotos 2

 Suscríbete y recibe cada 15 días (viernes) vía e-mail un nuevo capítulo.

-Puedes compartirla en todas tus redes sociales-


siguiente

Capítulo XIV – El verdadero gran logro.


 




Derechos de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

2 comentarios en “Hasta cruzar la meta (María y sus Tenis Rotos, Capítulo XIII)

Comenta vía tu e-mail