Las peores zapatillas para correr


Susanito Corredor nos cuenta las buenas y más aún; las no tan buenas aventuras dentro del running, todo esto a través de una narrativa crítica, salpicada de ingenio y humor negro, pese a todo, Susanito siempre nos deja una reflexión.

Susanito se define como un personaje que a diario comparte su orgullo por correr en redes sociales, el que se inscribe a todas las carreras, el que carga un sinnúmero de accesorios hasta en un 5k, pero sobre todo; el que se distingue por su gran tenacidad.


Susanito Corredor, había despertado una mañana con un gran dilema; cuáles serían las zapatillas para correr que usaría en la carrera del  próximo fin de semana, al darse cuenta que tener seis pares era ya poca cosa para elegir, supo que debía comprar uno más.

Seis lindos pares que tras casi año y medio dentro del running atestiguaban sus rodajes, desde aquel su primer par que no estaba hecho ni siquiera para caminar, pasando por su primer par profesional, sus fabulosos Asics Gel Noosa Tri 9 GR, más difíciles de pronunciar que de pagar, hasta sus amados Salomon de trailrunning, los cuales empleaba en la montaña, aunque en realidad los usaba en un simple camino de terracería que sólo él conocía.

-Se podría decir que el proceso de comprar unas nuevas zapatillas para correr, se había convertido en su más oscuro placer-

Qué más da el pago a la tarjeta, llenar el tanque de su furgoneta o pagar la mensualidad del servicio de su celular, cuando el impulso llama, cuando el ego aprieta, aunque haya mil deudas, unas nuevas zapatillas… nunca importará cuántas tengas ya.

furgoneta

Y así fue… llegando al trabajo el proceso de revisión comenzó, primer post pidiendo opinión, dos, tres y cuatro inbox preguntando a corredores expertos su opinión sobre cuál era la mejor, dos, tres y hasta quince diferentes formas de buscar en Google la mejor zapatilla para correr: la que te hace ir más rápido, la más ligera, con las que menos te llegas a lesionar y hasta con las cuales en las noches llegas a brillar, fueron algunas de las búsquedas que Susanito llegó a teclear.

-El proceso se volvió tan intenso; casi comparado con decidir en donde vivir-

Ahora el proceso había pasado a otra instancia, comparar en cada sitio web de las marcas, una por una las opciones recomendadas; que si el peso, el tamaño, para pronador, supinador, la elevación, aquello se había vuelto una absoluta complicación.

Pero la cosa ahí no iba a parar, y muy a su estilo se repitió su mantra; carbohidrato, gel y corazón… vamos a lograrlo Susanito Corredor, y así después de cuatro horas envuelto en el proceso de elección, en donde sin darse cuenta dejo de lado su trabajo, Susanito por fin tenía seleccionado su par soñado.

-Y eso significaba que alguien el fin de semana estrenaba-

elegir

Se trataba de unos hermosos Adios Boost de Adidas, casi tan bellos que parecía que los habían hecho en el cielo, ahora era sólo esperar el final de la jornada laboral, para literalmente salir e irlos a comprar.

Y cuando ese momento llegó, la desesperación creció… librar el tráfico, acortar camino, era ya parte de su estilo, no quería que pasara un día más sin estrenar. Cuando llegó a la Running Store, aquello bien valía un post; -check-in anunciando su próxima adquisición-

El vendedor lo abordó; -Buenas noches señor ¿Le puedo ayudar?- Susanito Corredor, cual experimentado e informado andarín sólo contestó: -busco unas Adios Boost– como “raras veces suele pasar” el vendedor no tenía idea ni lo que significaba trotar, así que Susanito acabó dándole un curso intensivo de zapatillas para correr, fue tan intenso que duró 2 horas, dentro de la cuales, decenas de zapatillas para correr fueron probadas por Susanito Corredor, cajas por aquí, por allá se podían ver fuera de su lugar.

-Al final Susanito acabó no comprando sus Adios Boost, sino una nueva marca que le recomendó el “experto vendedor”-

La carrera del fin de semana llegó y con ello una total motivación para Susanito Corredor, estrenar siempre lo será, pero siempre y cuando lo hagas varios días atrás, ya que esas zapatillas para correr le hicieron ver su suerte, una uña a punto de caer y dos ampollas que casi tenían el tamaño del estado de Alabama, fueron algunas de las cosas que al final Susanito lamentaba.

Susano Moraleja: las peores zapatillas para correr, son aquellas en las cuales nos complicamos tanto, que nos olvidamos que la esencia simplemente es proteger a nuestros pies, el resto de cosas; cada uno con su esfuerzo y constancia lo provoca.

-Por leernos… mil kilómetros de gracias-

Susanito Corredor 2

Si te gustó, compártelo en tus redes sociales, y/o Suscríbete para que recibas nuevas historias de Susanito Corredor vía e-mail.


¿Tienes una buena anécdota al estilo Susanito Corredor? Compártenosla y la escribimos a través de este personaje:

korridori.merino@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail