Manual de Mentiras para poder correr


Susanito Corredor nos cuenta las buenas y más aún; las no tan buenas aventuras dentro del running, todo esto a través de una narrativa crítica, salpicada de ingenio y humor negro, pese a todo, Susanito siempre nos deja una reflexión.

Susanito se define como un personaje que a diario comparte su orgullo por correr en redes sociales, el que se inscribe a todas las carreras, el que carga un sinnúmero de accesorios hasta en un 5k, pero sobre todo; el que se distingue por su gran tenacidad.


Susanito Corredor estaba de vuelta en esto de las carreras, después de una obligada pausa por lesión, las cosas ya se veían mejor; o quizá no. Y es que en ocasiones las zapatillas running ponen frente a uno las carreras, pero el trabajo, las ocupaciones, el clima, la fatiga, las deudas, incluso la pareja y cientos más de etcéteras, acaban dándonos el permiso final para poderlas enfrentar.

-Y para Susanito en esta ocasión no iba a ser la excepción-

Se acercaba el famoso 10k Corriendo por la Hermandad, uno que se corre a las afueras de su ciudad dentro de un hermoso pueblo, donde la principal peculiaridad es que se corre:

En un lindo lunes laboral

Cientos de corredores se dan cita año con año, y quizá viajar tantos kilómetros en un día poco ordinario para competir, era lo que convertía a esto en un verdadero reto. Para Susanito además de todo eso, era visualizarse con pasito constante y elegante, rompiendo récord personal, así que sin duda era un 10k que no dejaría escapar.

mentiras3

Entones había que hacer algo más allá de pagar la inscripción, preparar el viaje, seleccionar el nuevo play list y comprar un nuevo short (por aquello de la motivación) había que diseñar un auténtico Manual de Mentiras para escabullirse del trabajo sin dejar un mínimo rastro.

Pero… -¿Por qué mentir si se puede solicitar un permiso laboral?- Sí, si Susanito fuera una persona normal, pero él es corredor y sigue un plan de entrenamiento y para cumplirlo a la perfección; -no una ni dos- sino decenas de veces ya había dicho un sinnúmero de mentiras en su trabajo para escapar de juntas, horas extras y hasta viajes de negocios, tan sólo para entrenar una vez más.

Y para esta carrera bien valía la pena decir una mentira espectacular, por lo cual había que considerar cosas como:

  • La tía de Noruega nos visitó sin avisar.
  • Tomé un avión equivocado el fin de semana y acabé en Ruanda.
  • Se metieron a robar en mi casa y sólo se llevaron mi ropa.
  • Alguien encadenó la reja de mi puerta.
  • Nos secuestraron dentro del banco.
  • Mi vecina está a punto de ser mamá y la voy a ayudar.
  • La abuela cumple 100 años hoy y vamos a su celebración.

Y así un sinnúmero de mentiras más, fue lo que Susanito pensó inventar.

mentiras2

Pero todo lo anterior le pareció bastante absurdo y poco creíble, así que optó por mentiras más terrenales, tales como:

  • El robo de su auto.
  • Recoger a mamá en el aeropuerto.
  • La abuela está en el hospital.
  • Atrapado en el tráfico.
  • Renovar el pasaporte.
  • Realizar un trámite en la oficina de gobierno.
  • Actualizar su licencia de manejo.
  • Detenido en la jefatura de policía.
  • La celebración de la congregación pastoral.
  • Caer por las escaleras.
  • Un tobillo inflamado.
  • La diarrea que no da tregua.
  • La jaqueca que revienta.
  • La fiebre que no cede.
  • La picadura de un escorpión.

Estas fueron algunas de las “nuevas” mentiras que lamentablemente Susanito recordó que ya había dicho en otra ocasión.

Había que ingeniar una mejor mentira y sobre todo; pensar cómo iba a postear su foto llegando a la meta sin que en su trabajo se dieran cuenta.

Así que después de unos días y ya con la fecha cercana, la Ley de la Atracción se cumplió, y fue entonces que una de esas posibles mentiras se hizo real. Tremenda diarrea aquejó a nuestro buen Susanito Corredor, conformándose con sólo ver este año; las cientos de fotos de todos esos locos.

Susano Moraleja: en ocasiones vale la pena arriesgarnos una vez más sin darle tantas vueltas a la situación, porque correr una carrera siempre será una nueva oportunidad que quizá nunca se nos vuelva a presentar.

-Por leernos, mil kilómetros de gracias-

Susanito Corredor 2

Si te gustó, compártelo en tus redes sociales, y/o Suscríbete para que recibas nuevas historias de Susanito Corredor vía e-mail.


¿Tienes una buena anécdota al estilo Susanito Corredor? Compártenosla y la escribimos a través de este personaje:

korridori.merino@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori Merino.

Comenta vía tu cuenta Facebook

Comenta vía tu e-mail