Por favor; no corras un Maratón


Después de algún tiempo de haber dejado el teclado y las letras para pensar en nuevos temas, vuelvo con más fuerza. Así que como de costumbre; acudí a mi cafetería favorita donde suelo escribir mis historias y artículos.

Todo parecía normal hasta que Adriana (la encargada) antes de darme mi acostumbrado café me preguntó: oiga…

-Nunca en mi vida he corrido pero me encantaría intentarlo ¿Qué necesito para correr un maratón?-

Después de casi 10 años como corredor, 11 maratones en mis piernas entre ellos Boston, Tokio y dos veces Chicago, no supe que responder, solamente le dije que pronto le daría la respuesta, así que tomé mi café y me senté a escribir la respuesta.


Correr un Maratón supone haber pasado por cientos de kilómetros, de haber tenido una transformación física pero sobre todo mental, porque no debería de llegar sólo porque está de moda, sino porque de verdad ha llegado tu hora y la has esperado con absoluta paciencia.

  • Así que si te gustan las cosas fáciles e inmediatas; ¡Por favor… no corras un Maratón!

maraton-42

Correr un Maratón te hará gastar más dinero de lo normal, al menos así lo verán los demás, tú lo harás tan caro como tu bolsillo te lo permita, pero eso sí; hay cosas tan necesarias que el gasto se convertirá en una auténtica inversión.

  • Así que si te pesa invertir en tu propio bienestar; ¡Por favor… no corras un Maratón!

El Maratón en cada entrenamiento te mostrará tú peor yo, te llevará por largos caminos de soledad, donde tendrás mucho tiempo para pensar quién eres y a dónde vas, no siempre te mostrará tus mejores recuerdos, pero eso sí… todos te dejarán una gran lección.

  • Así que si le temes a conocerte; ¡Por favor… no corras un Maratón!

El Maratón tendrá muy poco de felicidad, de hecho lo que más te llegará a regalar es dolor físico y mental, en ocasiones ya no podrás más, calambres, dolores, lesiones y decenas de etcéteras, al final por eso todos al cruzar la meta recibimos una medalla, porque un 42 premia nuestra fuerza y no nuestros tiempos.

  • Así que si eres un ser humano que siempre evade el dolor; ¡Por favor… no corras un Maratón!

Del Maratón hay algo que seguramente experimentarás, -lagrimas- un mar de ellas durante los entrenamientos o mejor aún durante la competencia, habrá ocasiones que sin una razón “aparente” comenzarás a llorar como un niño, en la salida o mejor aun cuando cruces la meta, algunos te abrazarán, otros te levantarán su pulgar, con muchos de ellos te fundirás en un abrazo y un profundo llanto, pero créeme que llorar de felicidad es algo único y especial.

  • Así que si eres una persona que se avergüenza de expresar sus sentimientos; ¡Por favor… no corras un Maratón!

correr-un-maraton

Un Maratón no te hará mejor ser humano, es más ni siquiera te va a cambiar, al día siguiente irás al mismo trabajo, conducirás el mismo auto, saludarás como de costumbre a tu vecina, tu perro seguirá sin entender tus órdenes y quizá tú y tu pareja sigan sin entenderse, lo que se transformará es tu mente y la manera en que afrontarás todo esto, con más energía, encontrando soluciones, porque de eso se trata un 42 una herramienta para afrontar las situaciones de la vida.

  • Así que si eres una persona que no se quiere transformar; ¡Por favor… no corras un Maratón!

El Maratón te hará levantarte de la cama mucho más temprano de lo normal, será una batalla con las sabanas, de mirar la ventana y decirte; por favor una hora más, el 42 no sabe de niños al colegio, de ciclo menstrual, de juntas, el maratón es celoso, por eso el orgullo no será tanto correr tus distancias, sino haberle ganado a todas las circunstancias.

  • Así que si eres una persona perezosa; ¡Por favor… no corras un Maratón!

Ese Maratón tendrá varias distancias y éstas también se las impondrá a tus amigos, familia o pareja, algunas cosas tendrás que evitar con ellos, recibirás críticas y hasta burlas, pero al final sabes que en esa meta no sólo habrá un pedazo de metal, sino un abrazo tan profundo que jamás pudiste imaginar, el de tu esposa, tu hijo, el de papá o el de mamá; la que incluso ya no está.

  • Así que si eres una persona preocupada por el qué dirán; ¡Por favor… no corras un Maratón!

Pero lo que más se necesita para correr un Maratón, es tener conciencia de que habrá un lazo más estrecho con Dios, no importa si crees en un ser divino, en las piedras, en el agua o en nada, cuando el dolor apriete, cuando ya pienses en abandonar, cuando la mente loca ya no pueda más, ahí estará el poder espiritual, ése que te hará terminar.

  • Así que si continuamente has desestimado el poder y la presencia de Dios; ¡Por favor… no corras un Maratón!

Al final después de que hayas vivido la experiencia de correr un maratón te volveré a decir; ¡Por favor… no corras un Maratón!

-¡Vuelve a correr otro!-

Claro está… con tiempo y sin obsesión, porque estoy seguro que el segundo no será igual y experimentarás de nueva cuenta algo espectacular.

Un abrazo a Adriana – la nueva Korridora.

-Por leerme… mil kilómetros de gracias-

km run


-Si te gusto compártelo en tus redes y/o suscríbete para que recibas nuevos contenidos gratuitos vía e-mail-

¿Tienes una buena historia? Comparte y la publicamos:

korridori.merino@outlook.com




Derechos reservados de autor bajo la marca Korridori

Comenta vía tu cuenta Facebook

9 comentarios en “Por favor; no corras un Maratón

  1. A punto de Inciar mi entrenamiento para mi primer Maraton, y luego de haber corrido varios 10 y unos 5 21K, este articulo es aun más motivador. gracias y quisera saber si puedo compartir tus post en mi blog: y si en todo caso te interesaria alguna de las cosas que he escrito o que pienso escrbir

  2. Leo y sonrío, me encanta identificarme en cada énfasis. Ya corrí: varios 5km, muchos 10km, dos 15km (tengo pagado otro a principios del 2017) dos medios maratones (correré otros 2 en el 2017). Todo esto para llegar a mi primer 42km que tengo ya pagado y programado. Me da mucha ilusión mi futuro…
    Me gustan tus artículos…

    Donají Olmedo.

Comenta vía tu e-mail